LA FIESTA COLOMBIANA EN RÍO 2016

blog-olimpicos1

A pocos días de haber terminado los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro, recordamos que lo que vimos allí fue una muestra de tenacidad, esfuerzo, sacrificio y pasión. En las olimpiadas que se realizan cada cuatro años, se concentran los mejores deportistas del mundo y, con ellos, la entrega durante años a un solo propósito. Es por esto que, más allá de ser una competición artística y deportiva, los Olímpicos son la reunión masiva de los sueños.

Todos son igual de válidos, igual de fuertes, igual de importantes. Sin embargo, hay que admitir que los sueños colombianos tienen una luz propia, diferente. Los atletas colombianos que alcanzaron sus sueños, brillaron con una energía especial.

Vimos cómo un hombre dejó sus lágrimas en el escenario mientras intentaba no empezar a llorar como niño chiquito cuando se dio cuenta que había ganado una medallita dorada. Vimos la sonrisa de una atleta mientras caía de uno de los saltos más largos de su vida. Vimos cómo una pequeña mujer sobre ruedas se tomaba entre las manos el casco que aún seguía puesto en su cabeza, porque había hecho la hazaña de ser bicampeona olímpica. Son esas cosas las que nos llenan el corazón, las que nos enseñan y nos erizan la piel.

En un momento en el que la tensión por las decisiones políticas y el rumbo de un país están por definirse, nuestros deportistas nos brindan una tregua, un trozo de alegría. Y nosotros vibramos con ellos. Nos llenamos de orgullo al ver cómo logran hacer ondear la bandera tricolor en el escenario deportivo más grande e importante del mundo. Cuando suena el himno, todos somos uno, y nos damos cuenta que la alegría y la pasión de nuestra gente es inigualable y marca la diferencia entre muchos otros fanáticos. Aquí se siente el corazón.

En total fueron ocho (8) medallas olímpicas en esta versión de Río: 3 de oro, 2 de plata y 3 de bronce. Las disciplinas más sobresalientes fueron el levantamiento de pesas, el ciclismo BMX, el atletismo (en salto largo), boxeo y judo. Así, se convirtió en el segundo país latinoamericano mejor ubicado al terminar los Juegos, por debajo de Brasil (19 medallas) y por encima de Argentina (4 medallas).

En una de las mejores participaciones de Colombia en Juegos Olímpicos, todos fuimos una fiesta. Somos la tierra cafetera y somos pasión, pero sobre todo, ¡somos grandes soñadores!


Hacer un Comentario