El café sin duda alguna es uno de los productos más especiales de Colombia,  y más en el paisaje cultural cafetero “caldas, Risaralda, Quindío”. Una tierra que alberga una gran variedad de cafés los cuales pasan por diferentes procesos de producción diferenciando esta región con este delicioso producto.

Un delicioso café.

En Colombia el café se ha convertido en uno de los productos más importantes, no solo para el país sino también a nivel mundial, para los consumidores es muy importante conocer el origen del producto porque de eso depende la calidad que tendrán el gusto de probar.

Un buen consumidor de café es consciente de lo importante que es la Especie y el Origen pues de estos factores depende mucho la calidad de la bebida. Donde el mayor trabajo y esfuerzo para producir un café de calidad ocurre en el paciente y dedicado  esfuerzo de un  productor en las montañas.

El departamento del Quindío es un lugar perfecto donde el turista tendrá la oportunidad de conocer y deleitar una gran variedad de estas bebidas, las cuales han pasado por diferentes procesos de tratamiento dándole a cada una un toque diferenciador. 
 

La especie y el origen.

Se sabe que la Coffea robusta y Coffea arabica son las dos especies de café más importantes del mundo. Estas dos especies se diferencian por sus condiciones de crecimiento y desarrollo, composición, forma, gusto, aroma, sabor, entre otras.

Las bebidas elaboradas con café Arábico se caracterizan por tener más acidez, cuerpo medio y un aroma afrutado, mientras que el café Robusta es más fuerte y amargo, y contiene más cafeína Colombia es un gran productor de Café Arábigo.

Para simplificar la clasificación de los orígenes y especies y clasificar los precios que se reconocen para los diversos tipos de café, la Organización Internacional del Café (OIC) distingue cuatro principales tipos de café: 1- Robustas; 2- Suaves colombianos (Arábigos); 3- Naturales brasileños (Arábigos); y 4- otros suaves (Arábigos).

La calidad y sus atributos.

Los consumidores especiales de café evalúan atributos sensoriales de la bebida. Estos pueden variar de acuerdo con el origen y los procesos de producción. Las principales cualidades sensoriales que se evalúan en la bebida de café son: Aroma, Sabor, Cuerpo, Acidez, Impresión Global.

El aroma de un café no requiere mayor ilustración. Es bien conocido el olor característico del café tostado. El poder del aroma de la bebida es tan notorio, que incluso muchas personas piensan que es más agradable oler el café que tomarlo.

El sabor también es un rasgo fácil de evaluar para los consumidores. Aunque las descripciones del sabor del café que hacen los expertos suelen ser bastante complejas, Los catadores expertos lo pueden calificar como suave, dulce, ácido, afrutado, pronunciado, alto y propio del café.

El cuerpo del café es una cualidad mucho más sutil que el aroma y que el sabor, y es más difícil de diferenciar para el bebedor corriente. El cuerpo corresponde a la persistencia que tiene la bebida en la boca y a la manera como se desplaza por la lengua hacia la garganta.

La acidez del café se refiere a esa chispa ligeramente picante que se siente en la lengua y que hace que el bebedor se estremezca por un instante. La acidez puede ser uno de los atributos más deseados, y está correlacionada con la temperatura promedio a la que está expuesta el cultivo y, en consecuencia, con la altitud del mismo.

La impresión global se refiere a la calificación general de la bebida de café. Por medio de ésta, se acepta o rechaza la calidad del grano. Está relacionada con los aromas percibidos por el sentido del olfato; y el cuerpo, el amargo y la acidez, percibidos por el sentido del gusto.


Hacer un Comentario